Orígen de las aceitunas

Origen de las aceitunas

El origen de las aceitunas se remonta a Grecia y Asia Menor. La mitología griega cuenta una historia en la que, como un regalo, la diosa Atenea trajo una aceituna a los antiguos griegos que luego nombraron una ciudad después de ella. Favorecieron su regalo como el más útil de los inventos, incluso por encima del poderoso caballo de Poseidón, ya que el regalo de Atenea era de paz.

En el afloramiento rocoso hoy conocido como Acrópolis, ella plantó el olivo original del que se cree que todos los olivos en Grecia provienen. Los griegos valoraban tanto el olivo que solo a los niños vírgenes se les permitía cosechar las aceitunas una vez maduras.

Este preciado fruto comenzó a extenderse por el Mediterráneo hace más de 6000 años, empezando así las aceitunas a formar parte de nuestra dieta mediterránea. Probablemente se cultivaron los primeros olivos silvestres en la frontera entre Turquía y Siria.
Debido a las temperaturas maravillosamente calientes, la región ofrece el ambiente perfecto para que florezcan los olivares.

En los últimos cientos de años, la aceituna se ha extendido a América del Norte y del Sur, Japón, Nueva Zelanda y Australia. Muchos podrían pensar en Italia o Grecia para las aceitunas y los aceites de oliva, pero hoy, España es el principal productor mundial de aceite de oliva de calidad y el hogar de la mayor cantidad de olivos del planeta. Sus olivares se extienden desde la frontera oriental de Francia en el Mediterráneo hasta Andalucía a lo largo de la costa, con otros bosques repartidos por todo el país.

¿Aceitunas Verdes o negras?

La diferencia de color simplemente se refiere a cuán maduro está el fruto del árbol. Todas las aceitunas eventualmente se vuelven de un color oscuro, casi negro cuando maduran en el árbol. Las aceitunas verdes son aquellas cosechadas después de alcanzar su tamaño máximo pero antes de cambiar el color más oscuro. Este es el mejor momento para la cosecha. Algunas de las variedades más populares son manzanilla, kalamata, nicoise, liguria y picholine.

Beneficios para la salud

  • Son muy buenas para las personas que tienen anemia, por su alto contenido en hierro. (Las negras contienen más que las verdes)
  • Previenen enfermedades cardíacas y del aparato circulatorio, ya que son ricas en grasas insaturadas y regulan los niveles de colesterol.
  • Ayudan a mejorar nuestras defensas, al contener vitaminas A y C.
  • Tienen mucha fibra, para ayudar a regular el intestino y contra el estreñimiento.
  • Contienen vitamina E (100 gramos de aceitunas nos aportan 3 mg).

El mejor método de conservación es la salmuera, aromatizada con los ingredientes más variados (hierbas, limón, ajos, cebolla, etc.). Ésta les da el toque de sabor a las aceitunas, a la vez que sirve para conservarlas más tiempo.