¿Qué es la miel cremosa y qué beneficios tiene?

¿Qué es la miel cremosa y qué beneficios tiene?

Habrán notado que algunas mieles son más líquidas, otras firmes y otras no tanto. ¿Qué diferencia tienen? ¿Conservan las mismas propiedades?

La miel cremosa mantiene las mismas propiedades que la miel líquida recién extraída, ya que esa consistencia aireada y firme se logra simplemente con un batido mecánico que se realiza a la miel. De esa forma se obtiene una consistencia cremosa, invariable a través del tiempo, ideal para untar, de aspecto agradable, más clara que el mismo producto líquido, y muy cómoda para utilizar ya que no chorrea y se puede emplear como si fuera mermelada.

En su hábitat natural, la miel en panales dentro de la colmena permanece por mucho tiempo en forma líquida, pero una vez extraída, la mayoría de las mieles líquidas se vuelven firmes (cristalizan) a las pocas semanas. Muchos factores afectan la cristalización de la miel, algunas mieles nunca cristalizan, mientras otras lo hacen dentro de pocos días después de la extracción.

La cantidad de glucosa y de fructosa presente en la miel, así como la humedad de la misma, son los principales factores que determinan la cristalización de la miel. A mayor cantidad de glucosa más rápido se produce la cristalización y a la inversa cuanto mayor es la cantidad de fructosa menor es la tendencia a cristalizar. Con el contenido de agua sucede que a mayor cantidad de agua menor es la tendencia a cristalizar.

El batido que se hace para que la miel se torne cremosa, logra una cristalización fina que se mantiene estable en el tiempo y permite su uso para untar sin que se derrame el producto, además de mantener las cualidades a través del tiempo. Es la forma más estable de la miel.